Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 16 de enero de 2011

MUERE ALBERTO LEON

11 DE ENERO DE 2011

MUERE ALBERTO LEON

Todos conocemos la Operación Puerto y ultimamente la Operación Galgo, en ella salió el nombre de Alberto Leon, un ex-corredor deMountain Bike que corrió en el potente Coronas. Ayer Alberto no pudo mas con la presión y en su casa se ahorcó. Hoy por Facebook gracias a MA he llegado a un blog de un tal Diego Muñoz que le conocía y ha llegado a esta reflexión. Yo la comparto.


EN LA PLAZA DEL PUEBLO
La última vez que hablé con Alberto, poco después de la Operación Puerto me comentó: “Les gustaría verme colgado en la plaza del pueblo, no te imaginas cómo me están tratando. Me señalan por la calle, las madres se cambian de acera cuando me ven y tengo periodistas y fotógrafos a todas horas en la puerta de casa. Soy peor que cualquier terrorista”. Desde entonces no volví a saber nada de él hasta ver su nombre de nuevo en los titulares de la Operación Galgo. Esta vez no le llamé, yo también le di la espalda, como todos, no fuera que alguien fuese a interpretar que tenía algo que ver con sus reprobables actividades.
Ya está colgado en la plaza del pueblo. Ya lo han conseguido. Y ahora ¿qué? Por lo menos habrá que hacer un poquito de análisis de conciencia colectivo para saber qué estamos haciendo los periodistas y la sociedad en general. Alberto equivocó su camino, es cierto, tenía una especial debilidad por el dinero y encontró una fórmula para tener unos ingresos extra, aun a sabiendas del riesgo que conllevaba. Nunca lo voy a justificar, se equivocó o le equivocaron. Pero de eso a ser cabecera de informativos y portada durante semanas y a recibir el tratamiento que ha recibido él y el resto de presuntos implicados en la trama, va un trecho.
Alberto supuestamente facilitaba sustancias o métodos dopantes a diversos deportistas. Suponemos que es así. No está bien. Pero ¿qué es el doping? Una fórmula deplorable de hacer trampas en el deporte poniendo en peligro la salud del propio deportista con el conocimiento y aprobación de este. Hacer trampas en el deporte, como meter un goldeliberadamente con la mano (Maradona o Messi), como hacer estrellarse a Nelson Piquet para que gane su compañero de equipo, como hacer parar a Massa para que le pase Alonso, como utilizar gasolina con más octanaje del permitido en las motos, como modificar las fechas de nacimiento de los atletas que vienen de África, como fingir un penalti… Insisto que no lo justifico pero tampoco entiendo el tratamiento que se hace del tema, con un rechazo social y una condena mediática mucho mayor que la que pueden tener los traficantes de drogas, los políticos corruptos que nos roban el dinero a todos, los defraudadores u otros muchos delincuentes. Quiero recordar que Alberto, como el resto de implicados, prestó declaración ante el juez y este le dejó en libertad con cargos, mientras otros, ya condenados, salen de la cárcel para llenar las páginas de las revistas y los programas del corazón, sin que nadie les linche públicamente.
No le defiendo. Se equivocó y se ha vuelto a equivocar eligiendo un final para esta historia que no se merecen ni sus pequeños hijos ni su excepcional familia. No creo que el ser humano pueda soportar más dolor que el que están sufriendo sus padres y hermanos. De nada sirve ahora el apoyo, la solidaridad o el pésame, llegamos tarde, el “presunto verdugo” ha pasado a ser víctima...
A mi me quedan los mil y un recuerdos de más de una década en el equipo de mountain bike, recorriendo el mundo con él, de carrera en carrera, de carcajada en carcajada, de travesura en travesura…Un gran deportista y una gran persona, aunque se haya equivocado. Hasta siempre Alberto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario